La comunicación más allá del miedo escénico

La comunicación más allá del miedo escénico

Todos queremos ser vistos, pero en lo posible que nos vean sólo cuando hacemos las cosas bien. Cuando nos equivocamos ¡esperamos que no lo haya visto nadie!

Ser uno mismo delante de los otros y darse permiso para ser imperfecto –es decir humano- parece que no es fácil.

Aunque tengamos muy claro aquello que deseamos explicar o compartir, puede que la ansiedad y el  miedo escénico nos abrume. Pero ¿en qué consiste el miedo escénico?

El miedo escénico

El miedo escénico es una respuesta orgánica de cierta intensidad que aparece como reacción a los juicios que nuestra mente ha realizado sobre nosotros mismos y sobre los resultados que vamos a tener. Lo más usual es que la mente se lance a crear fantasías sobre las posibilidades negativas o incluso catastróficas que pueden suceder y les proporcionamos a estas fantasías status de realidad.

Ésta anticipación negativa es la que nos produce tensión, miedo o malestar, que a menudo va agravándose conforme se acerca el momento de nuestra exposición en público, el momento en que el foco de atención se coloque sobre nuestra persona.

El teatro es un recurso estupendo para dejar atrás la parte menos útil de éste miedo y prepararnos para asumir este tipo de retos. El teatro te coloca ahí delante, donde la atención de los demás hace foco en ti, con tus aciertos y tus desaciertos. Te expone no solo ante los otros, que pueden reírse o ponerse criticar al ver proyectadas en el otro sus propias limitaciones -mal de muchos consuelo de tontos- . Pero lo interesante de verdad es que el teatro te coloca delante de tus propias voces internas, de tus personajes conocidos -los que callan por miedo, o se enfadan con el mundo o sonríen automáticamente- y de personajes nuevos que pueden ser de gran ayuda. Es precisamente en estos fueros internos donde se juega el partido de verdad. 

El teatro es una experiencia que no puede ser teórica, es experiencial y vivencial y nos permite observar y transformar nuestros mecanismos automáticos que, como en el caso del miedo escénico, pueden llegar a dominarnos o hacernos sufrir.

Pautas que ayudan:

  • Ajustar la exigencia: las cosas no van a ser perfectas, pero que pueden salir bien y además puedes disfrutar en el intento.

  • Asumir errores con espontaneidad: integrar los errores de manera que, lejos de bloquearnos, nos aportan espontaneidad. La espontaneidad nos muestra tal como somos y nos hace únicos.

  • Ser conscientes de nuestro cuerpo y sobretodo nuestra respiración, para convertirlo en aliado, inspiro y exhalo.

  • Estar en el aquí y ahora, más que en el resultado final, disfrutar del momento presente es el mejor resultado.

  • Que mis ganas sean más poderosas que mi miedo.

  • Decidir que me atrevo a mostrarme a los demás, aunque vean mis errores.

  • Dedicarle una amplia sonrisa al miedo.

Aprender haciendo.

Los aprendizajes más efectivos son los vivenciales, es decir tienes que pasar tu mismo por la experiencia las veces que sea necesario. La experiencia da pericia.

La propuesta que hacemos reuniendo teatro y Gestalt te ayuda a mejorar tu aptitudes comunicativas poniéndolas en juego -¡literalmente!. Experimentando el darse cuenta de lo que te ocurre y de lo que sucede a tu alrededor mientras está pasando. Te permite trabajar con la improvisación que es una gran herramienta para probar y actuar en sintonía con el momento presente, que cambia a cada instante. La propuesta es: observa, comprende y actúa!

Creamos para ello ocurra un entorno guiado y personalizado, un contexto cálido, de aceptación y escucha a uno mismo, en el que experimentar la libertad y el placer de mostrarnos tal y como somos, aceptar todos nuestros personajes internos y crecer.

 

Por MªLaura Fernández e Isabel Montero.

MªLaura Fernández: Psicóloga. Terapeuta Gestalt y profesora y directora de Teatro. ¿Quieres saber más sobre ella?

Isabel Montero: Trabajadora Social. Terapeuta Gestalt. Actriz y profesora de teatro, especializada en teatro y gestalt. ¿Quieres saber más sobre ella?

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.