Saltear al contenido principal
GESTALT PARA EDUCADORES/AS SOCIALES

GESTALT PARA EDUCADORES/AS SOCIALES

El profesional de la ayuda necesita cuidarse para cuidar. Herramientas terapéuticas para educadores/se sociales es una formación diseñada para generar este espacio de cuidado y conciencia personal para ser mejor profesional social.

 

La herramienta que tenemos los/as educadores/as sociales y, en general, todo profesional que se dedica al otro, es nuestra persona. Esto quiere decir nuestro cuerpo, nuestras manos, nuestra manera de relacionarnos, nuestro bagaje vital, etc. Por este motivo, en esta formación, ponemos mucho énfasis en el potencial terapéutico de la intervención educativa, entendiendo que el logro de nuestros objetivos y del servicio donde trabajamos pasa por una transformación de la persona destinataria del servicio.

 

Como ya sabemos, el/la profesional social trabaja con personas en situación de mucha vulnerabilidad, por lo que es muy importante poner atención en la capacidad de acoger, sostener y acompañar y entendemos que esto tiene mucho que ver con el compromiso del profesional de realizar un proceso de transformación personal hacia una mayor responsabilidad y conciencia.

 

Nuestro hacer fenomenológico acontece en lo que pasa en la relación entre “tú y yo” “aquí y ahora”, y es aquí donde se da la relación educativa y el proceso de transformación mutuo.

 

En la relación educativa, como en todas las relaciones, se pone en juego el propio material humano y el vínculo. Y cuando nos vinculamos como profesionales con las personas que atendemos, nos vinculamos como hemos aprendido y con las herramientas personales que hemos desarrollado a lo largo de nuestro camino. En la medida que el profesional tenga claridad en cómo vincula y cuál es la calidad de este vínculo, más conciencia podrá ofrecer en el proceso de la persona a quien atenderemos.

 

Por lo tanto, la formación pretende ofrecer un espacio de cuidado para el profesional social abriendo la mirada a las personas de los servicios con quienes trabaja, poniendo atención en este doble diálogo “conmigo mismo” y “con el otro”.

 

Es desde esta voluntad que proponemos una formación vivencial y de la experiencia extraeremos las bases teóricas del enfoque gestáltico. Es un trabajo de crecimiento en contexto grupal. Es una oportunidad para abordar todo el material que emerge en el contacto con los y las compañeras durante el proceso. En este proceso, las personas participantes se convertirán en espejos donde poder recibir información valiosa de uno/a mismo/a, a la vez que se favorece la contención y el acompañamiento mutuo.

 

Finalmente, la relación educativa se verá nutrida de un mayor nivel de autoconocimiento, de un espacio donde el/la profesional social se puede dejar acompañar, apoyar y ganar conciencia y así afrontar la tarea diaria con más energía y disponibilidad, y de herramientas en relación a la escucha, la comunicación y los patrones relacionales que favorecerán la comprensión y acompañamiento integral de las personas atendidas a los servicios.

 

Texto de Jan Garrido y Sílvia Lobera, facilitadores del grupo de Herramientas terapéuticas para educadores/as sociales

 

 

Volver arriba